Así es Yo Vivo Consciente

Hola, YVC® es una pequeña empresa de mujeres fundada por Sara Sarmiento, que más que una empresa, es un hogar y un estilo de vida. 

 

Intentamos hacer las cosas de forma diferente. Amamos nuestro trabajo y queremos compartir nuestras ganas de ayudar a las personas y al mundo en cada cosa que realizamos. 

 

No queremos un trabajo de oficina que nos explote, sino que aspiramos a construir un estilo de vida y laboral de acuerdo a nuestros valores: Minimalista, sostenible, slow.

 

Por lo tanto, hemos decidido hacer las cosas un tanto distintas.

Así son nuestros valores y el mundo que construimos.
Un mundo para las personas. Personas para el mundo.

– Trabajamos con contratos de colaboración indefinidos (después de un contrato de 6 meses de prueba para ver que todas estamos felices).

No tenemos horario, cada persona del equipo gestiona su tiempo y agenda según sus necesidades.

Somos feministas y humanas. Si alguien tiene hijes, hacemos todo lo posible para que el trabajo sea la segunda prioridad. Pero no solo eso, también lo aplicamos a su salud mental, física y relacional. El trabajo no debería ser nuestra primera opción, sino nosotras, nuestros seres queridos y nuestro tiempo (siempre respetando hacer un trabajo bien hecho). 

– De hecho, relacionado con los dos puntos anteriores, si vemos que no llegamos a la fecha de entrega de un proyecto interno, preferimos modificar la fecha que quemar a nuestras colaboradoras, siempre sin afectar la calidad del servicio que YVC ofrece a las usuarias, Las Perfectas Imperfectas, compensando en caso de anular una actividad, o directamente, no promocionando un servicio si vemos que se va a retrasar. Porque la vida es más que trabajar. 

Respetamos la creatividad y necesidades de expansión de todas las colaboradoras del equipo: Tanto YVC como cada mujer propone temas que quiere trabajar y entre todas intentamos que la propuesta salga, siempre que se adecúe a temas que interesen a las mujeres que forman nuestra preciosa comunidad y que no se solapen demasiadas actividades que incumplan el principio de minimalismo. Intentamos expandir el trabajo de cada colaboradora, a veces lo conseguimos y otras no, pero siempre lo intentamos.

Tenemos transparencia organizativa y fomentamos la participación en la toma de decisiones, intentando ser horizontales siempre que se pueda y se adecúe a los criterios de la marca.

Jamás trabajamos de más. Entendemos que cada mujer tiene una vida fuera del trabajo, por ello trabajamos según nuestros intereses o por proyectos, sin perder tiempo de más en trabajos innecesarios que solo frustran a las personas.

– Hemos creado una comunidad de más de miles de personas tanto en IG como en TIKTOK, sin ser esclavas del algoritmo, ya que eso no va con nuestros valores, alineados con lo que necesitamos en cada momento.

– En nuestros contratos hemos establecido que el  pago de las facturas de las colaboradoras se establecen dentro de los  60 días desde su llegada a nuestras manos, aunque intentamos pagarlas en los 15 días después de recibirla.

– Todas las actividades que hacemos llevan asociadas un contrato de colaboración.

– Intentamos que nuestros productos físicos sigan las premisas RSR: Reciclado, Solidario, Respetuoso con el medio ambiente y los derechos de las personas.

Donamos parte de los beneficios (en caso de haberlos) a causas sociales: recate de perros, protección del medio ambiente, adopción de elefantes huérfanos por los furtivos, y puntualmente, causas infantiles y de trata de personas.

– Próximamente queremos implementar que los pagos se hagan a través de la banca ética.

- En YVC® practicamos y defendemos un mundo justo y ético, donde priman valores como la solidaridad y el respeto. Precisamente por el bien común entendemos que cada persona ha de responsabilizarse de sus actos concretos. El equipo siempre está dispuesto a mejorar y escuchar a todas y cada una de las personas que acuden a nuestros servicios, aceptando las sugerencias y las críticas constructivas, y se responsabiliza de los errores que podamos cometer. Sin embargo no toleramos la violencia en ninguna de sus formas, los insultos ni las amenazas. Cualquier incumplimiento de esta regla hacia otra socia/paciente o hacia una mujer del equipo YVC® (o del equipo hacia una socia/paciente) podrá ser la causa de la expulsión inmediata de los servicios de YVC.  El equipo YVC se compromete a intentar mediar antes de dicha expulsión, si no se consigue el objetivo de respeto, procederá a la expulsión de la persona que cometa el acto violencio, sea cual sea la gravedad de este. Cada persona ha de responsabilizarse de sus actos y de leer las políticas del productos que compra, así como de su subjetividad en caso de no estar satisfecha con un producto que a otras personas sí les gusta o sirve.

- YVC® se reserva el derecho de admisión siempre por causas justificadas.