top of page

Así afecta tu niña herida en tu emprendimiento.

Querida mujer (u hombre) salvaje.


Cuando hablo de la Niña interior Herida (o niñas, porque hay varias) la gente siempre cree que solo se puede sanar yendo a la infancia y que se sana para estar bien, pero poca gente piensa en construir una vida que merezca la pena vivir y cómo a través de este proceso también se va sanando.


La semana pasada os hablé de las cadenas que nos atan a vidas insatisfactorias y la Brújula de la Sanación, diciendo que en éste periodo que entra vamos a trabajar la vida y el emprendimiento Slow como forma de sanar heridas y vivir plenas.


Hoy, quiero que conozcamos las causas de por qué nuestras niñas interiores nos bloquean en el Emprendimiento Slow.


El emprendimiento es un proceso lleno de desafíos, pero también de oportunidades y satisfacción. El problema, es que desde el inconsciente nuestras experiencias y heridas de la infancia influyen en cómo gestionamos nuestro negocio y sobre todo, en las cagadas que hacemos: Miedo a crecer, hacer un equipo que no da rendimiento, el mal manejo del dinero o ser una ONG con patas.


En este texto vamos a explorar juntas cómo cómo tus niñas interiores heridas pueden afectarte como emprendedora y empresaria.


Tres niñas de la mano
Tenemos varias niñas interiores, cada una con sus heridas

¿Quiénes son esas niñas?


Las niñas interiores es una metáfora que usamos los psicólogos para referirnos a la parte de tu mente y tu cuerpo que guardan las experiencias dolorosas, los traumas y las emociones no resueltas de tu infancia, especialmente en relación con tus figuras de apego.


Aunque estas heridas se formaron en el pasado, tanto de manera consciente como inconsciente te afectan en tu presente, en las decisiones que tomas día a día y especialmente en situaciones de tu vida donde se da una alta presión, como es el emprendimiento.


¿Cómo Afectan tus Niñas Interiores a tu Emprendimiento?


Miedo al Fracaso:

Si tienes en tu interior lo que yo llamo Niña Interior Humillada, es decir, en tu infancia has recibido críticas dolorosas, puedes tener un miedo al fracaso que llegue a paralizarte. De este modo puedes evitar tomar las riendas de tu negocio; invertir tu dinero en "cosas" que pueden traerte más beneficios o quizás no tomar ciertos riesgos que son imprescindibles para crecer. Quedarte en "lo seguro" te impedirá ganar más dinero, tener más tiempo, sentirte realizada y vivir slow.


Perfeccionismo:

Si en tu interior habita La Niña Perfecta, es decir, tus padres te pedían que fueras "una muñeca de porcelana" o que no te desviaras del camino que ellos te ponían, con expectativas imposibles de cumplir; de adulta buscarás aprobación e intentarás evitar las críticas. Por otro lado, intetarás hacer todo imposible. ¿Cómo afecta esto a tu negocio? Pues haciendo que pierdas mucho tiempo en buscar la perfección, la cuál es imposible, o haciéndote procrastinar y no hacer las cosas. O quizás en tu caso haciendo que nunca entregues o saques a la luz un producto, o no te atrevas a venderlo, porque nunca creas que es lo suficientemente bueno. Esto va a hacer no solo que acabes agotada y que te sientas incapaz, sino que puede retrasar tus proyectos y aumentar tu nivel de estrés.


Niña dibujando
La baja autoestima se forma en la infancia

Problemas de Autoestima:

Casi todas las niñas interiores hacen que en la edad adulta tengamos una autoestima baja y que pensemos que somos "impostoras" o que hay gente mejor que nosotras, o que "a quién le va a interesar lo que digo o vendo". Esto puede hacerte no solo dudar de tus habilidades y decisiones, sino que puede impedirte aparecer en redes sociales, lo que mermará muchísimo tu venta. De hecho, puede que sí aparezcas, pero que tu mensaje sea "uno más" y no llegue al público adecuado, por lo que no se generarán ventas.


Límites Poco Claros:

Cuando en la infancia tus padres te impidieron alzar la voz, llorar y expresar de forma sana tu rabia, o cuando pretendían que obedecieras sí o sí, en la edad adulta tendrás problemas para poner límites a los demás, pues dentro de ti estará "La Niña Buena". Esto hará que aceptes más trabajo del que puedes manejar, que no sepas decir "no" a proyectos y que escojas trabajar con clientes que no se alinean con tu visión o valores. Por supuesto, esto hará que acabes "quemada" y odies emprender. Lo cual, es una pena.


Dificultad para Delegar:

Si en tu infancia sentiste que debías hacer todo por ti misma para evitar problemas,seguramente en tu interior estará "La Niña que No Pudo Ser Noña". Ella te impedirá delegar ya que no confias en otras personas, pensando que ninguna lo va a hacer tan bien como tú. Esto va a limitar el crecimiento de tu negocio, y te va a robar energía, tiempo para ti y los tuyos, y salud tanto física como mental.


En la próxima entrada veremos juntas cómo adoptar un enfoque de emprendimiento slow puede ayudarte a sanar y prosperar.


Espero haberte ayudado.


Sara


27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Σχόλια


bottom of page