Cómo viajar Zero Waste

Yo tengo la teoría (y no soy la única) que nuestra alma y esencia está estrechamente conectada a la naturaleza. Por ello me resulta extraño hacer un viaje de autoconocimiento sin respetar al planeta.


En uno de mis viajes a Marruecos me propuse ser lo más zero waste posible, me llevé mis propios jabones en latas de metal y tarros de plástico reutilizados de cremas que ya había gastado. El viaje fue de una semana en todoterreno (lo sé, no son nada ecológicos) y la experiencia con los jabones no fue la mejor del mundo precisamente: se me derritieron todos. Pero no desistí en mi intento de no generar basura. En Tailandia todo fue mejor.


La mochila Zero Waste


Para especificar cómo me las apañé en Tailandia para no generar basura, hice una serie de vídeos para las stories de instagram. Los vídeos los he subido a mi canal de youtube y puedes verlos aquí: (en contrucción).


Los días antes del viaje me dediqué a comprar todo lo que necesitaba. Para ello acudí a diferentes tiendas de Madrid que sabía que no usaban plásticos, y también, por falta de tiempo, tuve que recurrir a Amazon. Sé que Amazon no es la mejor opción puesto que muchos de los embalajes tienen plástico, el combustible que se gasta para que me los traigan a casa, etc., pero entre el trabajo y preparar el viaje, no tuve muchas más opciones.


Os dejo productos que me llevé:


Crema del sol respetuosa con los corales. Creo que esto era lo que más me preocupaba puesto que había leído la precaria situación de los corales en países exóticos a causa de la crema de los turistas, pero sabía que existían cremas que no los dañaban y allí me fui yo, a comprarla (mírala aquí). La mía la compré en UnPacked Madrid, puesto que además de respetar el mar quería que no tuviera plástico, pero seguramente puedes encontrarla online. Yo después de usarla sin duda la recomiendo. En caso de querer otra marca, hay muchas en las farmacias y herbolarios, eso sí, el embase suele ser de plástico. Recuerda decir que quieres que respeten el medio ambiente.


Crema para pieles mixtas de Matarrania. Esta marca fabrica con productos naturales, eco y en botes de cristal. La textura es muy suave y un poco especial puesto que es muy densa, pero precisamente esta textura hace que tengas que echar muy poco producto por lo que dura m´s. Aunque también me compré el contorno de ojos, no me lo llevé. Piensa que es un viaje de "mochilera", así que hay que reducir peso.


Champú y jabón sólido: deberás mirar qué tipo te gusta a ti según tu tipo de piel y cabello. Los hay en muchos sitios. A mí me gustan mucho los de Lush, pero también puedes encontrar en la Malvaflor y yo compré el jabón de la cara en La Milla Verde Vegana.


Para guardar el jabón sólido yo uso botes de plástico o latas que reutilizo de antiguas cremas o mascarillas ya que no quiero que quede bonito, sino que esos envases no acaben siendo residuos (soy de las que prefieren reusar a comprar productos nuevos que en su fabricación producen contaminación). Si no los tienes por casa puedes comprar latas en Lush u otras tiendas, las hay muy bonitas. Recuerda que es recomendable tener una jabonera de madera con aperturas (como si fueran palés en miniatura) para su secado. Yo al viaje no las llevé, dejé secar los jabones al aire abriendo las latas. En el aeropuerto, por cierto, no tendrás ningún problema porque son sólidos.


Cuchilla de afeitado reutilizable. (Mírala aquí) La mía la compré en Unpacked Madrid. Si facturas maleta te hace un buen apaño. Si no la facturas, deberás buscar otro método o vivir a lo natural. ¡Vivan los pelillos!


Copa menstrual y el recipiente para guardarla: La mía es de farmacia. Si dudas si llevártela o no, mi recomendación es un sí rotundo. Yo tengo problemas los primeros días de menstruación porque tengo ligeras pérdidas, las compresas reutilizables son mi aliado para esto. Te he hecho un post sobre cómo viajar con copa menstrual sin que sea un problema, que yo pensaba que sería imposible.


Desodorante sólido: el mío es de Lush y uso un tarro reutilizado para guardarlo. Me fue genial en el viaje.


Lo mejor es que a parte de no generar residuos no te hará falta facturar la maleta en el aeropuerto (aunque yo sí lo hice). Cuando tengo que pasar algo líquido uso la bolsa de plástico que me dan en el aeropuerto, pero no la tiro, sino que la reutilizo una y otra vez. El plástico es un material casi infinito en el tiempo, por lo que si la cuidas bien esa bolsa te durará mucho tiempo y no tendrás que coger más en los aeropuertos. Yo llevo años usando la misma. Por otro lado, si tienes que llevar líquidos te recomiendo usar botes reutilizables de plástico, cuidarlos bien para que no se estropeen y usarlos una y otra vez. Lo dicho, pueden llegar a ser infinitos.


Espero haberte ayudado un poquito con estos consejos. Espero también que toda la tribu ayude a la madre tierra que tanto nos necesita.


Un abrazo de un alma viajera a otra alma viajera.