top of page

Heridas del corazón

Actualizado: 24 oct 2022



Hola Mujeres, hoy me apetecía compartir sobre un tema que me parece muy interesante.


El cómo se ha normalizado no dar importancia a nuestras heridas.


¿Alguna vez has pensado por qué el dolor físico suele aceptarse socialmente mucho más que el psíquico?


Incluso en algunos entornos eres una “exagerada” que no supera las cosas si haces referencia a “heridas” interiores.


La prueba está en la frecuencia con que en la sociedad acudimos a los médicos Vs acudir a terapia.


Estas heridas no dejan de ser más reales ni importantes solo porque a simple vista no se ven.



Como el entorno la mayor parte del tiempo no acompaña y no hay espacios de seguridad para hablar de ello, aprendemos a reprimir y hacer como que no es nada o no es importante.


Y una de las consecuencias de reprimirnos en vez de escucharnos, es que nuestro mundo interior nos es desconocido, doloroso e incómodo.



¿Y Porque necesitamos sanar?





Porque nuestras heridas y nuestro mundo interior influyen en las decisiones, elecciones, acciones de nuestra vida.



Nuestro corazón sufre en silencio, porque no “estamos para nosotras”, y las heridas no se sanan si no se atienden.


Solemos mostrarnos más disponibles para ayudar a los otros, pero para estar para nosotras nos cuesta mucho esfuerzo dedicarnos ese tiempo y esa misma atención.


No nos han enseñado a estar para nosotras, no hemos aprendido a interpretar y escuchar nuestro propio idioma, el idioma del corazón, el idioma de nuestra intuición y de nuestro cuerpo.



¿Qué pasa cuando sanamos?


  • Podemos tomar las riendas de nuestra vida

  • Salir de relaciones que no nos hacen bien

  • Dejar la reactividad y saber gestionar nuestras emociones

  • Vivir sin sentirnos constantemente atacadas

  • Empoderar a nuestra mujer salvaje y comenzar a construir la vida que deseamos.



¿Qué pasa cuando no sanamos?

  • Caemos una y otra vez en el en auto boicot

  • Nos cuesta sentirnos mecedoras

  • Necesitamos la aprobación constante

  • Podemos llegar a sentir que no estamos viviendo la vida que deseamos

  • Permanecemos en relaciones que nos hacen daño


Sanar es posible mujeres, reunirnos en grupo nos ayuda a sanar, escuchar a otras mujeres en su propio proceso, nos ayuda a darnos cuenta de que no solo nos pasa a nosotras, que nos somos raras y que no hay nada de malo en nosotras.


Si quieres reencontrarte, conocer y validar a tu niña interior puedes hacerlo en el próximo circulo de mujeres de Niña Herida a Mujer salvaje.


3 meses de acompañamiento para cuidar tus heridas infantiles y despertar a tu Mujer Salvaje

Plazas limitadas.



Con cariño,

Carmen.




146 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page