top of page

El Síndrome del/la Impostor/a en Profesionales (especial terapeutas)


Nota: esta entrada sirve para todos los profesionales aunque esté dirigido a terapeutas. Encontrarás además un ejercicio que te ayudará a superar tu síndrome totalmente gratis.


¿Qué es el síndrome del/la Impostor/a?


El síndrome del impostor es un fenómeno psicológico que afecta a muchos profesionales en su trabajo y esto aumenta en terapeutas debido a la intangibilidad de nuestro trabajo, donde es difícil saber si una intervención hará bien o mal al paciente y donde los resultados se ven a largo plazo.


º

¿Cómo se manifiesta?


Este síndrome se manifiesta como una sensación persistente de inseguridad y duda sobre nuestras habilidades y competencias como profesionales, a pesar de que, especialmente los terapeutas, no dejamos de formarnos. Incluso terapeutas y profesionales con mucha experiencia pueden presentar este síndrome. En esta entrada, exploraremos cómo el síndrome del impostor puede impactar la práctica terapéutica y qué estrategias pueden ayudar a los terapeutas a superarlo.


Los Desafíos del Terapeuta: Dudas y Inseguridades


Los terapeutas que experimentan el síndrome del/a impostor/a a menudo siente:


  • Como si estuvieran engañando a sus pacientes y colegas de profesión.

  • Creyendo que no son lo suficientemente competentes o expertos en su campo, independientemente de la formación y de los años de experiencia.

  • Estas dudas y inseguridades pueden acabar afectando a la calidad de su trabajo, pues sienten ansiedad frente a los pacientes y creen que lo que dicen puede no servir y ayudar.

  • Sienten estrés, especialmente con cierto tipo de pacientes (cada terapeuta será un tipo u otro). En este punto, también se junta con su infancia: sus heridas, sus roles, sus alianzas familiares, su propio mundo objetal (el inconsciente relacional que tienen dentro de sus mentes).


Así se siente el Síndrome del/la Impostor/a


Es importante que los terapeutas reconozcan los signos del síndrome del/la Impostor/a en su propia práctica, los cuales pueden incluir:


  • Tendencia a minimizar los logros profesionales.

  • Miedo al fracaso.

  • Creencia constante de que no son lo suficientemente buenos.

  • En caso de haber trauma, reactivación de su propia historia a nivel mental y corporal.


Al reconocer estos signos, los terapeutas pueden comenzar a abordar el síndrome del impostor de manera más efectiva.


Estrategias para Superar el del/la Impostor/a


Existen varias estrategias que los terapeutas pueden emplear para superar del/la Impostor/a y cultivar una mayor confianza en su práctica terapéutica.


Veamos algunas de ellas:


  • Ir a terapia: Si hay algo que ayuda a resolver este tipo de creencias limitantes y síndromes es la propia terapia. Por varios motivos: el primero porque vas a poder empatizar más con el paciente, ya que sabrás lo que implica estar al otro lado, lo que duele, el miedo que da, etc. El segundo porque es la única forma de sanar a tu niña herida, los roles y alianzas, etc., de forma que dejen de bloquearte.

  • Practicar el autocuidado: para disminuir la ansiedad y la hiperactivación del SN tienes que practicar el autocuidado, hacer actividades como el baile, paseos por la naturaleza, una charla con amigas o deporte entre un bloque de sesiones ayudará a regular tu cuerpo y tu mente.

  • Buscar apoyo y orientación de colegas y supervisores: un buen supervisor te ayuda a analizar cómo han sido tus intervenciones y aprenderás nuevas formas de ver los casos que te darán confianza. Recuerda, un buen supervisor no te hace sentir inferior ni te dice que has intervenido "mal", porque en psicología si algo ayuda o no, se ve con el tiempo (siempre que no te hayas saltado ciertos principios éticos).

  • Formación en terapia profunda: una de las cosas que más me ayudó a mi como terapeuta fue tener una base teórica en psicología profunda, esto es, psicoanálisis. Esta disciplina, con varias escuelas y más de 100 años de recorrido, me cambió literalmente la vida al ir a las causas del sufrimiento, en lugar de a los síntomas. De hecho, cuando te formas en psicoanálisis, que es muy complejo, cualquier libro o curso que das después te parece fácil o "psicoanálisis descafeinado", porque de una forma u otra, cuando tienes mucha formación en éste ámbito, verás que casi todo ya ha sido dicho.



Ejercicio gratuito para ayudarte:


  • Práctica de la meditación compasiva:


Te invito a sentarte cómodamente y conectar con tu respiración. Ahora, observa tus pensamientos sobre que eres mal terapeuta o mal profesional. Solo obsérvalos e imagina que hay una parte tuya asustada, que tiene miedo al fallo, a la crítica, al abandono, y esa parte está recibiendo esas palabras tan feas. Conecta con la compasión, mirando a esa parte con ojos amorosos. Esa mirada, como si de una luz brillante se tratara, envuelve a la parte asustada. Observa cómo se siente esta parte al recibir la compasión. Dile cosas bonitas que necesita oír, como: "el trabajo terapéutico es un trabajo del paciente y el terapeuta, no todo es mi responsabilidad". "Me estoy formando mucho, soy una buena profesional", etc. Guarda en tu corazón la sensación de compasión y cuando la necesites, búscala ahí y conecta con ela.



Fomentando la Autenticidad y la Confianza en la Práctica Terapéutica


En última instancia, superar el del/la Impostor/a implica cultivar la autenticidad y la confianza en la práctica. Es natural experimentar dudas y inseguridades en tu trabajo, pero debes recordar que esto no define tu valía y que eso no eres tú, tú eres algo mucho más grande.


En conclusión, el síndrome del/a impostor/a es un desafío común en la práctica terapéutica, pero con conciencia y estrategias adecuadas, los terapeutas pueden superarlo y cultivar una mayor confianza y autenticidad en su trabajo.


Espero como siempre, haberte ayudado.


Sara.


¿Necesitas ayuda con tus pacientes? Estoy encantada de ayudarte:



39 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page